Reducción de las jornadas laborables

by on 22 octubre, 2014

¿Por qué tenemos siempre el debate de si es mejor o no reducir la jornada laboral?

Hay muchos estudiosos que creen firmemente en que la reducción de la jornada laboral sería un gran paso para mejorar la productividad además de ayudar a conciliar la vida familiar. Estoy de acuerdo en parte. Ayudará a conciliar la vida familiar seguro, sobre todo con los horarios que tienen los colegios actualmente, pero respecto mejorar la productividad, lo pongo en suspense.

Siempre nos comparan con los alemanes, ingleses y compañía, pero, ¿realmente nos podemos comparar con ellos?

Sin generalizar, por supuesto, pero desde un punto de vista práctico, lo que he vivido y visto en muchas empresas, nuestro nivel de “concentración” en nuestro horario laboral no es el mismo que el de nuestros vecinos europeos. Nosotros necesitamos y en muchos casos exigimos nuestras pausas para el café, fumar, dialogar con los compañeros, …, pero además nos molestamos cuando nos cortan el chat, no nos dejan usar el teléfono para temas personales en horario laboral, ni que decir del whatspp, ¿es esto lógico?

Por otra parte, también quiero decir que nuestro nivel de producción, cuando nos ponemos a full, pocos nos pueden parar, y eso está demostrado 100×100.

Con lo cual, ¿cómo podemos conseguir esa mejora laboral? Produciendo más, ¿cómo podemos producir más? Aquí es donde hay diferentes posibilidades, como por ejemplo ir por objetivos claros de producción, por proyectos concretos a conseguir en un determinado tiempo, evaluando el coste que tiene cada uno y adecuar esa jornada laboral a esa consecución del objetivo marcado. El problema vendría con el control o los desvíos de los tiempos.

De todas formas, supongo que la formación recibida podría ayudar a esta situación, si desde pequeños nos educasen hacia la productividad efectiva, a una concentración en la producción, a ayudarnos a separar cuando es el momento de producir o cuando el momento de socializar, y otras muchas más cosas, todo sería diferente. Con esto no quiero decir que la educación recibida sea el problema, ni mucho menos, pero podría ayudar a esa mejora que exigimos.

Es de difícil solución, aunque está claro que es un debate abierto y que lleva mucho tiempo encima de la mesa sin solución ni acercamiento de posturas. Puede que en la situación actual en la que estamos, en todo el proceso de cambio que estamos y debemos abordar, se podría aprovechar para darle solución, o al menos intentarlo. Hemos probado muchas cosas, probemos cosas diferentes, a veces para reinventarnos lo mejor es probar cosas que en otros casos nos costaría.

En fin, de todas formas, por ahora, tenemos lo que tenemos porque somos como somos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *